4.3.07

María. 1984. Orwell. Libertad y seguridad

Yo no lo había leído nunca, es angustioso, sentir que vives encorsetado de esa manera, o peor incluso que no puedas ni siquiera sentir. Creo que Winston no traiciono a nadie porque ya estaba muerto, la muerte le llegó antes, en el momento en que le privaron de la capacidad de pensar y le obligaron a convertir mentiras en actos de fe, en dogmas, en verdades incuestionables.

Pero nada de lo que se escribe en el libro es nuevo, todo me recuerda a lo aprendido, el colegio, la familia. Admites como válidas conductas morales que ni siquiera cuestionas, son deberes que repites automáticamente, y cuando dudas, surge la culpa judeocristiana o la conciencia, la madre de todas las torturas. Son pensamientos automáticos que no pones en tela de juicio porque si lo haces, el mundo tal y como lo entiendes empieza a desaparecer, es el abismo.

El mundo está cambiando tanto que casi no se puede reconocer, las normas que regían ya no son válidas y eso genera incertidumbre; el miedo y la ignorancia es su consecuencia más directa y para restaurar la seguridad perdida admitimos como válidas conductas que conculcan frontalmente los derechos fundamentales y libertades públicas heredadas de la revolución francesa y de la declaración universal de los derechos humanos de 1948. Queremos seguridad a costa de libertad sin darnos cuentan de que ahora los malos son otros pero en cualquier momento a nosotros nos pueden privar de libertad sin habeas corpus, nos pueden declarar culpables sin un juicio justo. Lo que no quieras para ti no lo admitas para los demás.

Yo soy optimista por obligación, he aprendido que el pesimismo solo conduce a la parálisis. Solo si crees que las cosas pueden cambiar actúas para cambiarlas, confío en la gente, confío en que las personas en el último momento reaccionamos positivamente, el mundo es cambiante y convulso lleno de dolor pero también capaz de grandes cosas. Esto no es una expresión de deseo.

Algunos me califican de naif. No lo creo.besos,Maria

32 comments:

Anonymous said...

Un gran comentario. Y mira, ahora que lo dices. La declaración universal de los derechos humanos es de 1948. El año cuando se publicó el libro. ¡¡Vaya casualidad irónica!!
p.

Natalia Book said...

María,
Que razón tienes cuando hablas de esos pensamientos automáticos. El sentimiento de culpa que muchas veces produce el no cumplir con lo que se espera de nosotros es horrible. Es una forma de control tremenda. Una auténtica tortura, sin ninguna duda.

Por eso pienso que debemos intentar mantener la libertad de pensamiento intacta, protegerla como lo más hermoso que tenemos.

Ya se que es una idea recurrente y que probablemente me repita, pero ese espacio propio del que tantas veces hablamos y en el que somos absolutamente libres y podemos explorar, una vez más, nuestros mundos posibles sin sentimientos de culpabilidad es maravilloso. Hay que luchar por conservarlo. Lo considero algo imprescindible.

Como tú, también me considero optimista: hay que mirar hacia adelante con actitud positiva. Creo que es la única alternativa. Y si te califican de naif por estas ideas, que me apunten a mí también

Saludos

rr_eriador said...

Muy bien maría, no hay nada naif en tu optimismo. Ser optimista, en cuanto a la condición humana, es una posibilidad casi siempre asociada a una experiencia vital afortunada o a un carácter muy vitalista, o a una mezcla bien ponderada de ambas. Te imaginas lo que pensarán de esta cuestión las niñas prostitutidas en países del tercer mundo, las personas musulmanas masacradas en Serbia en la década de los noventa o la mujer violada, maltratada o asesinada de ayer o hace una semana por su pareja, expareja o desconocido (no hace falta ir a Ciudad Juárez). Me he saltado Irak para que no me fiche la policía del pensamiento :-). Sin ser tan drásticas, mirando alrededor me asalta la duda sobre la condición de mis semejantes, y si miro al espejo o lloro o me río...
Y a pesar de todo ello, matizaciones incluidas, suscribo tu análisis. Ganaremos en libertad cuando seamos capaces de cribar críticamente todo ese lastre ético-moral impuesto, al igual que usos y costumbres sociales inducidas por el sistema.
Tirando de transversalidad, enlazo aquí con la versión más luminosa de Salinger y Ezmé, 1984 nos deja una luz en medio de la oscuridad: el amor florece en los desiertos más yermos por germinación casi espontánea. Con esto hago contrapunto del contrapunto para que se chinche "Natalia".

Anonymous said...

¿Libertad y seguridad? ¿Cuántas cosas estaríamos dispuestos a ceder a cambio de seguridad? ¿Cuántas estamos cediendo ya?
Libertad y seguridad son dos términos incompatibles

ekilore said...

qué bueno es ser optimista! hay que serlo... positivo, seguro, caminar tranquilo, sin prisas pero con la cabeza bien alta y una enorme sonrisa en la cara.
saludos y felicidades por tu optimismo.

Isil said...

Hay que ser pesimista en el pensamiento y optimista en la accion.


Desde el vamos cualquier ser humano prefiere festejarle un lindo cumple a su hijito de 2 años que invertir esa plata en alimentar a 50 otros por un mes. No hay mucho terreno como para discutir si la base es nuestra organica, egoista y maravillosa reptildeanidad.

Ekilore tal cual, la cabeza en alto y la enorme sonrisa nos evitan tanto oler como ver a los que tenemos por debajo, en hora buena!

Jordim said...

Yo nunca he sido optimista, pero el pesimismo no es una actitud premeditada en mí. Lo bueno de ser pesimista es que tiendes a valorar cualquier cosa posistiva por pequeña que sea. Partiendo del optimsimo ciertas cosas positivas casi se deben dar por hechas. Desde mi punto de vista, teniendo en cuenta cómo es la vida, ser pesismista es mas sano mentalmente. El optimismo se da más a la decepción. Creo yo, es mi libertad de pensamiento :)

isabel said...

Hola a todas / todos,
Siguiendo las recomendaciones he leído el libro 'nosotros'. Allí se habla de 'el incivil estado de la libertad'. Es un libro muy interesante. Estoy conociendo muchas cosas gracias al 'club'.

pesimismo said...

Tu dices la palabra exacta. Acto de fe, dogma. Nos hacen comulgar con ruedas de molino. Y lo peor es que aceptamos todo.
Yo, personalmente, en este caso soy pesimista. Los líderes actuales nos llevan al caos. Piensa en todo lo que está sucediendo. Nadie da su brazo a torcer. Cada partido tiene una idea ya meditada antes de analizar las situaciones y nunca llegan a acuerdos.
Jordim, pienso como usted.

1984 said...

rr_eriador,
creo haber entendido por un post anterior que perteneces al mundo de la educación. ¿qué opinión te está causando esa nueva asignatura sobre la que hay tanto debate? ¿puede ser otra forma de control?

madreselva said...

Me alegró muchísimo tu visita. Con tiempo leeré todo este material que me parece interesante.
Iré además interiorizándome de vuestro club, que por lo que veo, es fuerte.
Cariños como adelanto.

Magapola said...

Cuanta mayor libertad tengamos más seguros nos sentiremos.

Cineahora said...

El 'post' despierta reflexiones de lo más variadas. Hay personas que no pueden ser libres (como en los casos que cita rr_eriador, y que son mayoría en todo el planeta).

Lo ideal es que también se supiera como ser "libre". Y, por desgracia, incluso en las llamadas sociedades libres, hay muchísima gente que no puede o desea serlo. Necesita que se les dicte unas normas y pautas de conducta, o sobre lo que debe hacer o pensar... sentirse que forman parte de un colectivo que piensa y actua igual.
Es inevitable, pero las peores manisfestaciones se producen cuando alguien cae en las garras de una secta, o de un fanatismo extremo religioso o político, o en una de esas bandas juveniles violentas.

Educación, facturas que pagar, necesidad de no parecer demasiado "raros" al resto de la gente, de asumir lo que hay que reprobar según espera el colectivo en el que nos integramos... todo nos condiciona nuestra "libertad".
¿Quién es libre? ¿Cómo ser libres? ¿Todas las personas están preparados para ser libres? ... por mi parte diré que el concepto de "libertad" parece que debería ir unido a una "ética", "moral" (no en sentido religioso), "educación", "capacidad de saber evolucionar y madurar y, como no, de el poder siempre elegir de acuerdo con nuestros dictados.

Un saludo !

maria said...

natalia, Yo soy la reina del sentimiento de culpa! el catolicismo que marca mucho!. Y en lo del espacio propio ya sabes que pienso como tu, aunque me cuesta mantenerlo. Muy bien el comentario sobre Esme.
Rr-eriador, la verdad es que el optimismo esta bastante mal considerado ultimamente, he tenido grandes discusiones sobre este tema, porque automaticamente la gente piensa que vives en un mundo imaginario o que eres poco solidario. Yo valoro mucho lo que tengo, cada vez que hago uso de mi derecho a expresarme con libertad, me acuerdo de que nada te viene dado por tu cara bonita sino de que antes que yo otros tuvieron que luchar y sacrificarse para que yo pueda hacer uso de algo que muchos no valoran. Yo he podido elegir entre casarme o no, me gano lo vida sin que me mantenga nadie y siento agrecimiento hacia todos los hombres y mujeres feministas que lucharon para que yo lo consiguiese. Soy muy afortunada.
Jordim.
Me gustan mucho siempre tus comentarios, yo soy optimisma desde los treinta, y es una elección no un rasgo de caracter.Yo también valoro mucho las cosas pequeñas.
Isil, es difícil para mi ser pensimista en el pensamiento pero optimismta en la acción, si piensas que las cosas no tienen solución no harás por cambiarlas, a lo mejor no es asi.
Cine ahora, para mi ser libre, en estado puro, es muy complicado, yo se que no lo soy , pero siempre hay grados como en todo.

besos para todos, maria

La mujer justa said...

maría, sigue siendo optimista, ya somos demasiados sobre el planeta que vemos el mundo con ojos oscuros, quizá tú puedas salvarnos...

rr_eriador said...

1984
Me tocas la fibra en un tema mal usado políticamente. En un país no confesional la religión católica sigue teniendo que impartirse en los centros. Eso si es adoctrinar, ¿o no?. Que los valores democráticos, esos Derechos Humanos que aquí se han mencionado, una educación para la igualdad de oportunidades y la convivencia tenga su espacio, ¿es control de pensamiento?.
Por desgracia, esa super necesaria educación para ser personas y no enciclopedias andantes no se resuelve con la materia objeto de discusión. Como en este tema soy PESIMISTA, no voy a decir más.
María:
No pretendí molestarte, sólo reflexionar sobre la opción de optar. Es una realidad triste que mucha gente no puede optar a optar. A mi este hecho no me aparta de la acción y no soy optimista. Comparto lo dicho por ISIL. Es cuestión de convencimiento en tus ideales al margen de tus análisis de la realidad que nos toca vivir. Han sido muchas las personas en la historia que conocemos las que han luchado sin esperanzas para ellas con el objetivo de modificar lo que les rodeaba. A eso el catolicismo lo llama fe. Winston no tenía fe, ni esperanza, ni caridad y es nuestro héroe. Bueno, no es cierto, mi heroína es, sin duda alguna, Julia.

pequeñoIbán! said...

Ser naïf es muy necesario... para evitar esa parálisis de la que hablas. Aun así de vez en cuando también adoro el cinismo y he de confesar que me gustan más las obras que son desencantadas, que están escritas con dolor... para que justamente el optimismo lo pongamos nosotros.

1984 said...

rr_eriador,
gracias por tu respuesta. No obstante, hoy en el vermouth lo he hablado con unos amigos y nadie da nada por esa asignatura. Me dicen que hasta la mayoría de los enseñantes están contrarios y que impide que se impartan otras asignaturas. ¿No deberíamos quitarla de en medio junto a religiones y demás? los valores democráticos no tienen que reducirse o ceñirse al marco educacional, tienen que ampliarse a todos los estamentos sociales. Incluida la familia.
Gracias una vez más por tu respuesta y perdona esta salida, pero es lo que hablamos hoy.

Pavia said...

Pavia desde su base operacional de Ciaño.

El eterno problema de dónde las libertades individuales han de dar paso a la "seguridad del grupo". El punto de equilibrio entre ellas está en no lesionar los derechos individuales para "favorecer a la comunidad".

El problema radica en que el "bien de la comunidad" se pierde rápidamente en los pasillos del totalitarismo. Claro que, en principio, esto no debería de ser grave problema en una sociedad democrática. Que el poder me quiere anular, descuida que en las siguientes elecciones le ponemos en la calle. Pero esto solo es el ideal, la realidad del poder es mucho más compleja y apabullante para el individuo.

No tiene fácil solución. Tal vez por eso los norteamericanos son tan celosos de sus derechos individuales recogidos en la Constitución, llegando a veces al absurdo (véase el caso del derdcho a portar armas recogido en sus derechos... aunque esto naciera como una necesidad para enfrentarse a invasioness inglesas, pero como es un derecho individual véte a quitárselo... sin olvidar lo pujante de su industria de armas cortas, semiautomáticas...).

Difícil solución.... A mi solo se me ocurre una: LEER 1984 HASTA LA SACIEDAD, en su defecto LEER MUCHO de todo, ya que al final las neuronas suelen tener tendencia a hacer su trabajo,esto es PENSAR.

En cuanto a la culpa judeocristiana, pues bien, habrá que recordar que también gracias a ella, a las mencionadas Revolución Francesas y declaración de los Derechos humanos , sin olvidar la tradición filosófica griega (y europea), pensamos lo que pensamos del ser humano, del respeto a la vida, y de su trascendencia. (Que se note que soy católico, al menos un poquito)

Sin más se despide Pavia desde Asturias.

jazzman said...

Pues yo prefiero ser naïf, aunque no respecto a que el mundo en general vaya a ir mejor o que los gobiernos logren mejorar la situación, sino en mi mundo, en mi entorno más cercano. Me considero un optimista nato, de los que a pesar de los problemas siempre ve el lado positivo de todo, y oportunidades para aprender. Por ello, cuando me topo con algún punto de vista pesimista me gusta considerarlo, para ver que puedo sacar de positivo, bien sea en películas, música o libros como este.

Saludos!

Pavia said...

Pavia desde su base operacional de Ciaño.

Me declaro pesimista-optimista... según el día. Hay días que optimista ¡qué bueno que es el ser humano!. Que educada esta persona que se vino a "quejar", sin alterarse, exponiendo sus razones, escuchando las tuyas. Que atento ese compañero o compañera que ve que estás bajo y te pregunta, te anima, te hace una gracia. Que suerte convivir con la persona con la que vivo, que se compromete en mi vida y yo en la suya (esto hablo de oídas, pues yo solterón y sin compromiso... por suerte, me refiero por suerte ya que nadie ha de aguantar mis neuras, que culpa tendría ella)...

Pero otros días soy pesimista (en verdad la mayoria): El que se queja a voces, sin razonar, sin exponer, sin escuchar. El compañero que cuando estás bajo aprovecha para masacrarte y hacer leña del árbol caido (en esto inmensa suerte tengo pues no me sucede). O la pareja que no se compromete en mi vida, porque, de justicia es decirlo, yo no me comprometo en la suya (de nuevo de oidas, aunque con el regusto amargo de quien habla de sus errores pasados y ¿futuros?).

Así que la labilidad emocional es lo que marca mi estado de ánimo optimista-pesimista.

En cualquier caso, al final, abres un buen libro (mi preferido el Nombre de la Rosa), visualizas una buena película (tengo muchas, pero por ejemplo una comedia ligera como "Su Juego Favorito", con Rod Hudson en plan pescador experto de un diario, cuando en su vida ha cogido una caña)... y te dices, pues sí, que bueno, que tal vez sea mejor ser optimista después de todo.

Eso sí, yo no me pongo gafas de colores ni hasta arriba de Jumilla (aunque sea del bueno). que el mundo, más bonito o más feo, es el que es.

Sin más se despide Pavia desde Asturias.

maria said...

rr-eriador, no me molestan nada tus apreciaciones al contrario las valoro mucho.
Pavia . El catolicismo me ha aportado valores muy buenos que me impiden ser una cafre muchas veces pero yo tambien creo que la religión pertenece a la esfera privada de cada uno como algo muy personal y respetable por supuesto.
un besin grande, maria

Lucy_nariz_respingona said...

Gran comentario,el libro me encantó y ahora está entre uno de mis preferidos,es impresionante como Orwell consigue que nos sintamos tan agobiados como los protagonistas y el final es precioso (aunque triste)
"Dos lágrimas ,
perfumadas de ginebra ,
le resbalaron por las mejillas.
Pero ya todo estaba arreglado,
todo alcanzaba la perfección,
la lucha había terminado.
Se había vencido a sí mismo definitivamente.
Amaba al Gran Hermano"


saludos!te agrego a mis enlaces!

Pavia said...

Pavia desde su base operacional de Ciaño.

A María:

"La religión pertenece a la esfera privada". No estoy demasiado de acuerdo con esa opinión. Creo que la religión, partiendo de la decisión del individuo, pertenece a la esfera pública de su vida, ya que, o al menos así trato de vivirlo (sin demasiado éxito me temo), es la parte constituyente de mi ser.
Además, teniendo en cuenta el carácter propiamente comunitario de la religión critiana y en especial del credo católico, la religión se expresa plenamente desde el ámbito comunitario y por lo tanto público.

Ojo, muy distinto a que al llevar las ideas religiosas a la vida trate de imponerlas a los demás. Volvemos al recurrente tema de Orwell, y los peligros de imponer UNA VERDAD (aunque se crea la más correcta). No, el libre albedrío, y el código civil, han de ir por encima... respetando, en todo caso, los derechos humanos.


En todo caso es un tema ciertamente apasionante, para discutir y comentar con tranquilidad, manteniendo el pensamiento muy abierto a la opinión de todos.

Sin más se despide Pavia desde Asturias.

Winston said...

Yo creo que la 'escuela' tiene que ofrecer otras cosas. Los valores éticos tienen que estar presentes en toda la sociedad. Y el estado tiene que cuidar que se cumplan. Dejar ese papel sólo a la escula es lavarnos las manos.

caminante said...

Siempre hay razones para ser optimista.
Te copio unas palabras de A. Camus. Creo que merecen la pena: "... y para decir sencillamente lo que aprendí en medio de las plagas: que hay en el hombre más cosas dignas de admiración que de desprecio" (La peste, p. 336).
Un fortísimo abrazo.

Noa said...

Ser optimista es una gran cualidad. Aunque yo soy muy irregular incluso en eso. Dependiendo de la época soy más o menos optimista. He llegado a ser muy pesimista también, pero no soluciona nada.
Sólo se acepta con normalidad la actitud pesimista en cualquier doctrina artística. ¿Curioso verdad?

Un beso!

el antiheroe said...

Un post muy bueno,me gusta tu post,muchas gracias por escribir en mi bitacora de la coctelera.

Un saludo

Francisca said...

cuan subjetivo es ese concepto..

ques es la libertad?!

Natalia Book said...

Bienvenida a nuestro club.
Cierto un concepto muy difícil de definir,quizás Maria tenga alguna respuesta.
Esperemos,
Saludos

Platihelmint said...

Una cosa que suele pasar con 1984 (logica) es que aquellos que lo comentan suelen hacer referència exclusivamente a todo el tratado politico e ideológico del libro haciendo casi caso omiso a una de las mas bellas histórias de amor que yo personalmente he leído, y de un final mucho mas trágico que Romeo y julieta. Aunque eso si, reconozco que es un comentario del libro muy bueno^^

y mi aparición por estos parajes ha sido totalmente por azar, pero aprovecho para presentarme y mandarles un saludo cordial.

www.mueblesennavarra.com said...

A great deal of effective information for me!