7.10.06

Vargas Llosa y sus fantasmas. 1ª parte.

Dicen que hay varios fantasmas que habitan en las novelas de Vargas Llosa y a los que el autor hace continuas referencias. Uno de ellos es su padre.

En “La fiesta del Chivo” podemos ver esta relación en diferentes niveles.
Voy a proponer dos:

El primero es la relación entre Urania y su padre, Agustín Cabral. Aparece un enigma: Urania regresa a la isla y se dirige a visitar a su padre, a quién no ha visto en muchos años y con quien no tiene ningún tipo de relación por unos hechos que ocurrieron en la época de la dictadura de Trujillo. Poco a poco iremos conociendo qué ha pasado.

Pero también aparece la relación de Trujillo, el Padre de la Patria Nueva (además de con sus propios hijos, de los que no se siente muy orgullosos precisamente) con el pueblo de Santo Domingo.

Asistimos a una magistral exploración y descripción de esa horrible dependencia que los dictadores logran crear con el pueblo al que someten. Como padres super-protectores, impidiendo que sus hijos piensen y tengan acceso a libertad alguna, llegando incluso a que los propios sufridores del tirano se sientan huérfanos si llegase a desaparecer.

Y en esto, alguien lo quiere matar. Comienza la historia.

1 comment:

Rosenrod said...

Muy interesante esa visión de la relación con la figura del padre, Natalia. Nunca me había parado a verlo así, pero me parece muy interesante.

Un saludo!